Se rumorea zumbido en fabrica de challas

127 La pobreza de un espacio sobrevino por razones obvias y El Labrador hizo eco de ello. Melipilla merece, con creces, un punto manifiesto hermoso y bien dispuesto donde hubieran salas de exposiciones, de conferencia, de cine mayor y, por supuesto una gran sala de espectáculos para varios cientos de personas a la vez. Esto no es utópico sino una ingenuidad que con esfuerzo e inteligencia podemos ganar 278, publicaba en un editorial titulado Un teatro para Melipilla, en medio de la incomodidad de una itinerancia de actividades artísticas en lugares no adecuados para ellas. El llamado del diario no tuvo ninguna admisión por parte de autoridades o empresarios. Lo que sí reconocía la ciudad es que necesitaba un espacio para la Civilización, como le llamaban a la demanda por un punto donde acoger distintos talleres de disciplinas artísticas, exhibición de exposiciones y conciertos. Intentando aunar esfuerzos y dotar de una orgánica institucional al quehacer cultural, el municipio creó un Centro Cultural Municipal a fines de Alojado en el municipio, pasó en pocos meses a necesitar de la Corporación Municipal de Melipilla para la Educación y la Vitalidad, acusado de tener una dirección discreta cuando funcionaba como parte de la Municipalidad 279. Este centro cultural, dirigido por Roberto Mesa 280 y que funcionaba sin presupuesto, pasó a llevar el nombre de José Condiciónán Zumelzu, padre de un conocido comerciante de origen árabe, que facilitó para su funcionamiento La Casona de calle Vargas N 449, una antigua vivienda de grandes dimensiones. 278 El Labrador, 8 de febrero de El Labrador, 29 de marzo de De acuerdo a la narración de Mesa, llegó a ese cargo por proposición de la Gobierno Provincial de aquel entonces.

la manera más amigable. El Mercurio 234, en una nota titulada Pelo corto: Nueva moda aseguraba que los jóvenes corrían a cortarse el pelo, porque querían ser los primeros en exteriorizar, en sus propias personas, el espíritu viril y renovador que recorre la República 235. De la mano con la operación de desmantelamiento de los vestigios simbólicos de la Mecanismo Popular, la dictadura inició un proceso que denominó como reconstrucción del país, en el que desarrolló una política cultural cuyo fin era extirpar de raíz y para siempre los focos de infección que se desarrollaron y puedan desarrollarse sobre el cuerpo moral de nuestra patria y en seguida, que sea efectiva como medio de eliminar los vicios de nuestra mentalidad y comportamiento. Este extracto, tomado del texto Consultorio Cultural de la Asamblea de Gobierno y el área Cultural de la Secretaria General de Gobierno de , tenía por intención modelar la vida entera, desde lo estético, lo simbólico, lo palpable y lo reflexivo, es afirmar, instalar una cosmovisión y una forma de conducta, limitando lo correcto de lo incorrecto, lo chileno de lo antichileno. La división se hizo en saco a lo que la dictadura consideró una tergiversación y pérdida de un alma que subyace a nuestra condición de habitantes de esta tierra y portadores de un delegado y un horizonte. La hacienda, el huaso, una vida tranquila y ordenada, los héroes patrios, los símbolos y la condición de chileno como propio de una raza eran parte de esta alma por desquitarse. La búsqueda de esta chilenidad, de acuerdo a Luis Hernán Errázuriz, se persiguió a través de diversos mecanismos. El 234 El Mercurio, 22 de septiembre de Citado en op. cit. Errázuriz, p Citado en op. cit. Errázuriz, p

60 en Melipilla por Sottolichio, pues de inmediato comenzó a cantar en Santiago bajo el nombre de Maruja Ravanal. Primero en Radio El Mercurio, los díVencedor martes y viernes, y luego en el Salón Olimpia de calle Huérfanos, con la Fanfarria de Ramis Clar, haciéndose advertir por todo el país gracias a las ondas de Radio Sian. Las actuaciones de Ravanal le granjearon buena crítica de la prensa santiaguina. El diario La Nación dijo que: Hace algunos díVencedor tuvimos oportunidad de escuchar en CB 138 a la candidata que representó a Melipilla en el Concurso Miss Radio, Srta. Maruja Ravanal. Acostumbrados a apreciar las sólo discretas condiciones que reúnen varias de las postulantes a este importante concurso, nos llevamos una grata sorpresa con Maruja Ravanal, dadas sus excelentes condiciones para el género de la canción popular. Cumplió tres interpretaciones de canciones chilenas y lo hizo con extraordinario acierto. Buena dicción, voz sensitiva y agradable, fueron sus principales cualidades 162. Al corto tiempo, Ravanal se convertiría en voz de radioteatros, compañíCampeón teatrales y musicales que tenían en Santiago y en las giras nacionales sus principales públicos. A tal nivel llegó la popularidad de esta naciente figura en Melipilla, que su primera presentación en el Teatro Serrano, el mismo año 1941, tuvo un desborde de conocido como nunca se había visto, con incidentes que terminaron con la intervención de Carabineros, vidrios rotos y un detenido frente a tamaño descontrol. Con Ravanal, la aspiración por desarrollar una disciplina artística estaba instalada en la ciudad y se ampliaba a las instituciones que se iban formando.

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para ayudarnos a mejorar nuestro sitio web y Figuraí prestar mejor servicio, de este modo podemos mejorar la navegación por el mismo. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Ganadorí lo consigna el diario El Comercio en octubre de Los díFigura previos al aniversario de la ciudad y en la antesala de una nueva estampado de la Fiesta de la Primavera, no obstante existía una comisión constituida por comerciantes y autoridades, quienes realizaban constantes actividades sociales, algunas con ánimo celebratorio de santos, cumpleaños, despedidas, bienvenidas o afanes de caridad, y siempre con momentos artísticos durante esas veladas. La sociedad de Melipilla está sacudiendo el aturdimiento en que tanto tiempo estuvo sumida y puede decirse que ha empezado para ella una nueva era, una etapa más animada, más agradable y aún más social. Las fiestas patrias, la velada del centro infantil, el concierto organizado por la señorita Guillermina Zúñiga y la recepción ofrecida por el señor Juez Erudito han infiltrado nuestra sociedad la simpatía por estas reuniones francas, amistosas, que establecen entre las familias esa mutua confianza que tan agradable las hace 75. Es que había muchas causas de beneficencia por esos díVencedor previos al centenario de Chile. El constante suministro de remesas para el hospital, la costado de músicos a quienes había que costear sus retretas de valses, polkas, marchas, y fantasías de ópera el futuro monumento a Ignacio Serrano, las escuelas públicas y la Iglesia. Todas eran consideradas loables causas y obtener hacienda era un imperativo, aunque había un problema. 74 Vicuña Mackenna citado en op. cit. Ruiz-Tagle, p El Comercio, 1 de octubre de

12 privados persiguen racionalmente la maximización de sus intereses 27. En este último caso, el centro de la integración social no sería el espacio del teatro, sino que el mercado. Pero en el caso de Melipilla, el Mercado tuvo disminución importancia, acertado a su poca duración por los ya lejanos inicios del siglo XX 28. Incluso la actual Feria 29 emerge cuando aunque existe propiamente una extensión del capital capitalista como forma de coordinación económica. Sin bloqueo, es menester destacar el aspecto socializador eminentemente ritual de la feria contemporánea chilena, del ver y hallarse al igual que en los teatros, donde los individuos salen a su acercamiento en el ámbito de las relaciones cara a cara Op. cit. Cousiño, p Gracias a la revisión de prensa que realizamos a lo largo de la investigación, hemos podido identificar que, efectivamente, en Melipilla hubo un Mercado Central de la ciudad, sin embargo, éste tuvo una duración breve, remontándose a la plazo de 1910 (ver página 72). 29 Existe información contradictoria respecto de la aparición de la Feria Desenvuelto en Melipilla. Hernán Bustos, autor de Historia de Melipilla, data la creación de la primera feria desenvuelto de la ciudad el 2 de febrero de 1947 (al respecto: Bustos, Hernán, Historia de Melipilla, Melipilla, Pimiento, Ilustre Municipalidad de Melipilla, 2010, p. 231). Sin embargo, de la revisión de fuentes documentales, hemos podido establecer que el origen de la primera feria osado al menos la primera del siglo XX data de Ahora perfectamente, lo que actualmente se conoce como la Feria Atrevido de Melipilla corresponde a la Asociación Gremial de Ferias Libres y se fundó en El lugar que ocupan las transacciones monetarias en la Feria debe ser matizada incluso a través de otras dos prácticas realizadas a diario en estos espacios de avenencia social, que son el fiar de los feriantes a aquel amigo o conocido sin cobrarle intereses, lo que no sería propio de una Hacienda propiamente monetaria. Y la dinámica variación de los precios en cuestión de pocos minutos, por razones que muchas veces no tienen que ver con el jerarquía de la demanda ni con el valencia de cambio, sino con el valor de uso de los productos. Siempre los precios al inicio de la Feria son los más caros, esto porque se pueden conseguir los mejores productos en ese momento, y no alrededor de el final. Por lo tanto, la escasez no hace subir el valencia de los productos, sino, muy por el contrario, estos bajan fuertemente adecuado a que los que van quedando son los de peor calidad.

Corría 1932 y las esperanzas de un teatro municipal se desvanecían. Fue en ese entonces cuando apareció la valentía de la clan De la Presa. Potentados inmigrantes españoles, habían fundado la Casa Presa Hermanos en 1870 sobre el costado oriente de la Plaza de Armas, manteniendo un surtido en el que, fielmente, todo lo que se vendiera en el mercado lo tenían ellos. Esta comunidad, que adquirió diversos terrenos en la zona, había cultivado un específico afecto por Melipilla producto de un afortunado montaña. Figuraí lo recuerda Fresia De la Presa, nieta de los primeros que llegaron desde la península ibérica a Melipilla. Mi ascendiente Manuel De la Presa Casanueva, cuando se casó con mi abuela Manuela, recibieron Interiormente de los regalos un alucinación 99

En Melipilla, con la experiencia de El Triunfo de Venus, la norma no causó indiferencia. El Labrador publicó una extensa nota sobre su visión de esta regulación, reflexionando que de los espectáculos cinematográficos los hay dañosos para la infancia y para la pubescencia; y tanto el que enseña a robar como el que incita a la infidelidad, el que despierta ambiciones de riqueza o boato vendiendo el pudor, son rechazables, sobretodo en países nuevos, sin sobrecarga honesto Competente e inclinado a imitar y calcar el oropel mundano de otros países 128. En sus últimos estertores, la Oficina del Colón cumplió con la comunidad, alojando una nueva caminata a beneficio del club Baquedano, donde no obstante con propiedad se presentó un sainete con un reparto netamente melipillano. Incluía a Mercedes Norris, Lucía Morales, Vicente Elgueta y José Luis Norris. Luego, el 17 de septiembre de 1925, en individualidad de los habituales beneficios para excluir a la Banda Municipal de su extinción, la comisión que la dirigía preparó el montaje de dos comedias, en dos y un acto, incluyendo en la realización y reparto de ambas a Raquel Núñez, Mercedes Norris, Elena Núñez, José Luis Norris, Luis Lecaros, José Casanueva, Laura Morales, Adrián Díaz, Vicente Gutiérrez, Silvio Valdés y Oscar Núñez. Este Corro, en cuyo seno la clan Núñez se convertía en un esforzado embrión 125 La Patria, 26 de abril de Figuraí se le denominaba, y aún se le claridad, a la acto disruptiva, inquieta, revoltosa, juguetona, en ocasiones de vagancia u ocio de niños y jóvenes, a quienes se les denomina pelusones. 127 Véase Artículo 6 del Decreto Calidad N 558 de 1925, que fue derogado el 1 de diciembre de Arreglado en: (Revisado en: diciembre de 2011) 128 El Labrador, 4 de octubre de

Imparcialmente viajando a la Chale Región, Miguel falleció y dejó en el muchacho melipillano la huella de un camino exitoso. Galleguillos se había criado todavía escuchando música en inglés, pero se interesó por la música chilena y todavía por las rancheras, a cuyos cantantes como Miguel Aceves MejíGanador y Antonio Aguilar, veía en las funciones del Teatro Serrano para luego cantarlas en el barrio. Yo en el Serrano tuve el placer de ver a Los Iracundos, actuaron ahí los primeros Iracundos, y Figuraí sucesivamente, shows que me marcaron porque eran diferentes a los que venían acá. Adyacente al aún melipillano Jorge Halabí, fue representante del canto que por esos díCampeón creaba declaradas vocaciones de subirse una y otra ocasión a los escenarios encantando multitudes. Milenko, un veinteañero, gozaba para inicios de los 70 de cierto inspección Doméstico En el interior del medio televisivo y radial. Su caracterización de gitano lo ponía en buena posición en el pequeño star system criollo. Estaba ahí, vivió todo ese movimiento desde adentro y cumplía correctamente, no desentonaba para ausencia. El poder de sus cantos los llevó a ser parte de la partida de Arriagada. El día que Milenko actuó en su tierra natal, siendo parte del mejor espectáculo del país, es algo que nunca pudo olvidar. Partían de expedición por Chile, Argentina y Perú, y desde las 10:30 horas de la mañana del domingo 7 de junio de 1970 todas las butacas estuvieron llenas de un manifiesto ansioso, sensación compartida por Milenko. Había estado en Radiodifusión Corporación, en Radiodifusión Chilena, pero esto Bancal especial, quizás Cuadro el ámbito de divulgado y todo el entorno que lo consagraba. Quizás Bancal estar

64 tipulado, como tampoco lo haría jamás otra de sus iniciativas: el museo y la pinacoteca de Melipilla 169. Sin frontis, pero con una cartelera permanente quedó el Serrano. En ésta, a diferencia de lo que ocurría 20 años atrás donde mandaba Francia y Estados Unidos, América Latina marcaba una presencia cachas con el séptimo arte argentino en las figuras de Mirtha Legrand, Roberto Airaldi, Carlos Gardel y Hugo del Carril; el mexicano, con Jorge Negrete, Mapy Cortés, Cielo Marín y Cantinflas; y asimismo el séptimo arte chileno con cada una de las películas que producía. Séptimo arte todos los días, películas y series para niños en las matinés del fin de semana, y una política de puertas abiertas para todo acto de ayuda, fueron algunos de los énfasis que los socios le impusieron a la sala. El primer administrador del teatro con los nuevos concesionarios fue Alejandro García, quien unido con tener una buena programación de cine, quería distinguir rigurosamente los espectáculos, sustentar correctamente a sus cinco empleados y atender correctamente al sabido. Claro que para lograrlo había que doblegar esfuerzos. García ordenó la reparación de los servicios higiénicos que fueron acomodados en forma que respondan a su nombre 170, dotó de energía eléctrica el decorado para alojar espectáculos sin mayores complicaciones y viajaba a Argentina a ver espectáculos, contactar artistas y traer cintas. 169 El museo de Melipilla Cuadro una quimera de Roberto Excelente. El 11 de enero de 1946 El Labrador aseguraba que ese año el museo, una pinacoteca y probablemente una biblioteca pública, serían sinceridad. Resulta interesante que para la publicación, la muestra museográfica sería encabezada por la figura aristocrática del fundador de la ciudad, Conde Manso de Velasco y que para contar con una colección a la categoría deberán obtenerse retratos de gobernadores, corregidor, jueces, jefes policiales, funcionarios, etc El Labrador, 4 de febrero de Las mejoras regresaron rápidamente al Serrano.

106 primero de ellos fue la recuperación del patrimonio material chileno, donde cabían edificios, casas de campo, estatuas, monumentos y actos que se denominaron tradiciones, creando en clickea aqui ellos la identidad visual, espacial y episódica de lo que valía la pena rescatar. Luego establece una prefiguración de lo chileno, como un concepto claro, sin disputas y en directa oposición a cualquier reclamo, sobretodo si éste tenía alguna relación con reivindicaciones de sectores demócratas. En esta posición, todo lo que se hubiera hecho en Pimiento unido a las artes y que no se relacionara con reivindicaciones o problemas sociales, Bancal ensalzado. Otros mecanismos usados fueron la apresuramiento de publicaciones de historia de Chile; el culto a la bandera como ícono regulado por la autoridad, en contraposición a un emblema reivindicado por el mundo popular en sus conquistas sociales; la realización de actos públicos y semiprivados, que iban desde celebraciones nacionales a establecimientos educacionales que, desde 1974 comenzaron a cantar el himno nacional con la estrofa que alababa a los valientes soldados que habéis sido de Pimiento el sostén 237. Para 1974, Griselda Oscuro, por aquellos años alumna del colegio de las Religiosas Reverendas Carmelitas de la Caridad e hija del dueño de un céntrico restaurante, tenía ocho años y Bancal parte de quienes recibían la instrucción de un nuevo Chile. Hay un reminiscencia que tengo muy salvoconducto a posteriori del asalto de estado. El profesor Alfonso Agüero, que entre el mantelito blanco que nos enseñaba a cantar, estuvo toda una semana enseñándonos el nuevo himno nacional. Toda una semana para que nos lo aprendié- 237 Op. cit. Correa et al., p ramos! En la casa nos decían que teníamos que respetar eso, porque además el colegio Bancal como de élite. La música adquirió una posición privilegiada y especialmente la música folklórica, donde se dio un diversión de doble pega. Por un ala, la desarticulación de la Nueva Canción Chilena a través de la persecución de sus principales figuras 238, la desaparición de piezas musicales de carácter andino en las radioemisoras chilenas Adentro de un rango amplio de músicos proscritos y de instrumentos nortinos en la ejecución musical, ambos identificados como propios de la izquierda y, más tarde, con la canción de protesta 239.

Sorprende el fervor bajo el sol, pero sobretodo, destaca esa forma particular de entenderse directamente con la divinidad. Es una fiesta de mucho sacrificio físico, que solo es entendida a cabalidad por aquellos que son devotos de algún santo. La Seguridad es tan sobresaliente que nadie lo piensa. Eso es lo que la hace folklórica. El fervor religioso es tal, que se preparan durante todo el año. Muchos llegan desde Iquique a pie, por el desierto sin zapatos. Atraviesan toda la plaza de rodillas, con velas encendidas, derritiéndose en sus manos, hasta que se consumen totalmente. Y cuando termina la fiesta, viene la retirada, donde todas las cofradías tienen la oportunidad de cantarle a la Casto, darle las gracias, comprometerse para el año sucesivo e irse. Hombres y mujeres lloran porque no verán a la Inexplorado hasta un año más.

17 El terremoto de agosto de 1906, el primero que sacudió Ají en su paso por el siglo XX, tuvo en Valparaíso a su principal víctima. El sismo fielmente sacudió el puerto con 8,6 grados, provocando una mortandad de personas y destruyendo buena parte de sus edificios ubicados en la parte plana de la ciudad, desde el Arrabal Chino hasta el Almendral. La portada de la revista Zig-Zag graficó el hecho con un hombre moviéndose bajo la superficie, sacudiendo todo en su refriega, sin importar el devenir de los terrestres. A 120 kilómetros de allí, en dirección al sureste de unidad de los destinos más importantes de Sudamérica, una ciudad-pueblo igualmente se veía afectada en sus viviendas y edificios públicos. Sin embargo, sus registros sísmicos, humanos y de infraestructura no ocuparon las primeras planas, pues aunque Melipilla fuera la caudal departamental, no Cuadro un gran centro industrial, comercial o urbano.

1 Danzas ceremoniales y carnavalescas de raíz altiplánica. (Material para ser presentado en el 44 Festival Doméstico del Folklore de San Bernardo, recopilado por el profesor Francisco González G. junto a la Agrupación Folklórica Hamaycan) Hamaycan y su historia La Agrupación Folklórica Hamaycan nace el 27 de julio de 1976, bajo el cornisa de la parroquia Santo Mateo, comuna de Pedro Aguirre Cerda. Desde entonces ha enfocado su visión en el estudio y proyección de la Civilización Tradicional Chilena, basada en sus distintas manifestaciones. Hamaycan, sigla que significa Hombre Que Ama y Canta cuenta con 48 integrantes, entre músicos y bailarines, quienes actualmente, se encuentran celebrando sus 39 abriles de historia. En este camino, siempre va el agradecimiento para quienes han sido parte de esta historia y que fueron sembrando su semilla. Agradecemos a cada individuo de los maestros que han sido formadores y orientadores de nuestro director Caudillo, Francisco González, en distinto a la maestra Margot Loyola y al profesor Osvaldo Cádiz, quienes en los inicios de nuestro trabajo, con su seso, nos orientaron y guiaron para ir adquiriendo nuestra propia identidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *